Chile posee un territorio algo extraño en cuanto a sus condiciones geográficas: es una franja estrecha y tan larga de norte a sur, que abarca una variedad de climas y paisajes extraordinarios, que sorprenden kilómetro a kilómetro. Por ello, el turismo se ha convertido en uno de las actividades económicas de mayor desarrollo del país atrayendo a cientos de viajeros de todo el mundo. Desde el norte, con el desierto más seco del mundo, hasta el sur, con la mítica región patagónica, los lagos y glaciares, Chile ofrece una gama de destinos y paisajes para todos los gustos.

Imagen Felipe Ascencio

Chile sorprende con sus paisajes extremos. Hacia el norte, San Pedro de Atacama, un pueblo de arquitectura incaica, es la puerta de entrada a una región que parece sacada de otro planeta: paisajes de aridez y colores rojizos, lagunas en medio de la nada, y valles con formaciones rocosas increíbles son las imágenes emblemáticas de la región de Chile ligada al altiplano. La Cordillera de los Andes, es una constante a lo largo de cualquier recorrido por el extenso territorio de Chile. Se suceden volcanes, grandes lagos, pistas de esquí y centros de invierno tan imponentes como Valle Nevado.

Imagen Pablo Carballada

Hacia el centro del país, el complejo urbano más poblado concentra los destinos más concurridos y cosmopolitas. Santiago de Chile, la capital del país, está a un paso de la cordillera y de la costa, con ciudades como Valparaíso, y Viña del Mar, el centro de veraneo por excelencia del país.

El paisaje, pronto comienza una nueva metamorfosis hacia el sur, donde los bosques infinitos, lagos y glaciares comienzan su reinado. Es la tierra de la mítica Patagonia, con paradas previas en ciudades de estilo europeo, como Puerto Varas, con extraordinarias vistas de un lago al pie del volcán Osorno. Hacia el sur, todos los paisajes parecen casi vírgenes, y los poblados, se vuelven cada vez más esporádicos. La región de los Lagos y los Parques Nacionales como Torres del Paine, la isla de Chiloé, o la remota Punta Arenas y Puerto Natales, ofrecen algunos de los paisajes de montaña de postal del sur de Chile.

Imagen Ole Begemann

Chile guarda en sus rincones paisajes casi desconocidos que atraen a aventureros y exploradores de todo el mundo. Cualquier punto es recomendable para emprender un recorrido por bellezas inigualables, o travesías a la medida de cada viajero. La ruta del vino, termas, o paisajes patrimonio de la humanidad, brindarán una sucesión de contrastes, que kilómetro a kilómetro serán notables, y a cada paso, estimularán nuestros sentidos.